No hay nada más bello en la faz de la tierra que la iglesia de Jesús, la Esposa del Cordero. Aunque en algunos momentos ella fue desfigurada por malas decisiones, por alianzas hechas con hombres malvados. Fue perseguida, herida y maltratada por aquellos que la protegerían como los guardas del texto de Cantares. Algunas veces se entregó al libertinaje, al pecado, prostituyéndose en los lugares altos de la sociedad, vendiendo su pureza. Pero el Señor la ha encontrado y la está purificando con el lavado de agua por la Palabra. Ella será purificada por la obediencia a la verdad, al Agua y al Fuego.

La Iglesia

R$ 25,00Preço